Noticias

20 cosas que los buenos jefes hacen cada día

Cuando un proyecto empresarial fracasa se debe a la mala gestión y dirección de las jefaturas.

Imagen foto_00000002 Los jefes son uno de los elementos más importantes de una empresa, pues de ellos depende inspirar y motivar a los trabajadores, quienes finalmente son los que realizan el trabajo. 

1. Demuestran su su sentido del humor

No es necesario que se pasen toda la jornada de trabajo haciendo bromas y chistes todo el tiempo, pero los jefes buenos no son rígidos. Es muy importante esta cualidad porque ante las situaciones complicadas las cosas fluyen mucho más fácil.

2. Comparten su visión

Compartir la visión significa hacerla accesible y clara para los miembros de la organización. De lo contrario, los empleados no conocerán los propósitos por los cuales trabajan diariamente. 

3. Trabaja en equipo 

Nadie quiere trabajar para alguien que piensa que la organización gira en torno al jefe. Los grandes jefes demuestran que valoran a otras personas y a la organización tanto como a sí mismos.

4. Entienden que la gente tiene una vida fuera del trabajo

Los jefes excepcionalmente buenos entienden cuando los empleados tienen compromisos externos: cuidar de los niños, citas con el dentista, vacaciones, etc.

Ellos esperan compromiso para trabajar, pero también entienden y esperan dedicación en otros aspectos importantes de la vida.

5. Crean más líderes

Los líderes pueden tener muchos seguidores, pero los grandes líderes demuestran su afán de ayudar a otras personas a ser mejores. Esto significa mostrar confianza, fe y entusiasmo en el desarrollo de los demás.

6. Son cautos a la hora de contratar personal

Los grandes líderes y jefes aprenden a delegar. Para hacerlo, es necesario reclutar a buenos empleados con quienes sentirse en confianza para entregarles responsabilidades y actividades importantes.

7. No se atribuyen todo el crédito

Los grandes jefes entienden que todo el mundo necesita escuchar que sus contribuciones son valoradas y apreciadas, y buscan oportunidades para dar hacerlo saber.

Imagen foto_00000001

 

8. Son eficaces cuando toman una mala decisión

Una mala decisión de contratación es en parte culpa del jefe. Por eso, los grandes jefes remedian sus errores de forma ética y legal. Ser un jefe excepcionalmente bueno no significa que no te equivoques o tomes malas decisiones, significa que respondes de manera efectiva ante estas situaciones.

9. Aceptan la culpa

El fracaso no es necesariamente algo malo, siempre y cuando la gente aprenda de él. Sin embargo, es importante que un líder acepte que el fracaso por sí mismo tiene que caer sobre sus hombros.

10. Celebra los logros

Nadie quiere trabajar en un lugar donde la única recompensa por un buen trabajo es más trabajo. Además, ¿qué sentido tiene trabajar tanto cuando no se celebran y se reconocen los logros y objetivos alcanzados?

11. Demuestran confianza

Los jefes siempre deben demostrar confianza, no solo en sí mismos sino en su equipo. Esto llevará a que sus trabajadores se sientan motivados para cumplir metas y misiones conjuntas.

12. Respetan el tiempo de la gente

Esto significa estar a tiempo, bien sea a reuniones o conferencias pero también traduce respetar los horarios laborales y tiempos de descanso de los demás.

13. Saben cuándo presionar un poco más

Algunas veces la frase más motivacional que un jefe puede decir es "sé que puedes dar mucho más".

14. Saben cuándo ceder

Así como pueden exigirle a su grupo altos estándares, los buenos jefes tienen la inteligencia emocional para entender hasta cuándo hacerlo.

Imagen foto_00000003

15. Establecen prioridades

Si todo es una prioridad entonces no hay distinciones, por eso los grandes jefes dejan claro qué es lo más importante.

16. Comparten información

Los jefes inseguros se aferran a la información como una mercancía, la guardan cuidadosamente para hacerlos sentirse poderosos. Es cierto, -hay momentos en que es necesario mantener la información de cerca por razones estratégicas – pero los grandes jefes hacen de la transparencia una cualidad.

17. Son respetuosos y amables

Ser amable no cuesta nada, genera buenos sentimientos y eleva el compromiso del grupo. Sin embargo, no confundas la amabilidad con la falta de templanza, ambas pueden ir de la mano.

18. Piensan en grande

Los buenos jefes reconocen que su gente pasa al menos un tercio del día trabajando por proyectos y objetivos conjuntos. Haz que las metas valgan la pena y sean ambiciosos pero alcanzables.

19. Actúan con ética 

Los empleados toman a menudo a su jefe como un ejemplo a seguir. Así que, si bien la ética significa cosas diferentes para todos, sé que cualquier ejemplo que establezcas es una guía para tus trabajadores.

20. Empoderan y potencializan el desarrollo de los otros

Los grandes jefes fomentan la educación, la formación, la exploración y la creación de redes (networking). Los jefes mediocres se preocupan en cambio porque sus mejores empleados no los dejen brillar (o se vayan a otro puesto de trabajo).

Si eres jefe en una empresa, procura ser más a un líder que inspire a sus empleados a ser cada día mejores, lo más probable es que obtengas trabajadores excelentes y cada día más comprometidos.

Relacionados

Negocios Imparable: el bitcoin cumple siete años y alcanza su récord histórico sobre los US$ 2.200

May

22

Imparable: el bitcoin cumple siete años y alcanza su récord histórico sobre los US$ 2.200

Ver Más
Tecnología Aumenta demanda de expertos en seguridad informática en Chile

May

29

Aumenta demanda de expertos en seguridad informática en Chile

Ver Más
Tecnología Experto se refiere a la llegada del Blockchain a la Bolsa de Comercio de Santiago

May

22

Experto se refiere a la llegada del Blockchain a la Bolsa de Comercio de Santiago

Ver Más
ancla