Noticias

La regla de las 5 horas que toda persona que busca el éxito debiera seguir

Benjamin Franklin, uno de los inventores más famosos del mundo, dedicada un hora al día a realizar actividades que le permitieran desarrollan sus habilidades y abrir su mente.

Las personas más exitosas son las que más aprenden y más se desarrollan. Steve Jobs fundó Apple sabiendo muy poco de ordenadores o de negocios. Pero su espíritu inquieto hizo que muriera siendo uno de los empresarios más exitosos de EE.UU. (Apple, Next y Pixar son sus obras) y una de las personas que han definido cómo debe ser la tecnología de consumo. Algo parecido se puede decir de Bill Gates, un informático apasionado, pero que apenas sabía de empresas: su tesón le hizo aprender a crear y a manejar un imperio multimillonario.

Ellos son solo dos ejemplos, pero hay miles. La clave fue no acomodarse en un puesto intermedio, sino seguir aprendiendo día a día. Y lo han hecho adaptando una regla inventada en el siglo XVIII: la regla de las 5 horas.

Michael Simmons cofundador de la empresa Empact, defiende en este artículo de la web Inc que tanto Jobs como Gates han seguido a lo largo de su existencia lo que él denomina la regla de las 5 horas: una hora al día durante los cinco días laborables de la semana (en los fines de semana se descansa).

Benjamin Franklin es considerado como uno de los inventores más importantes de la historia. Pero no siempre fue así de brillante o al menos no lo parecía.  A los 10 años abandonó la escuela formal para convertirse en un aprendiz de su padre. Como adolescente , no mostró ningún talento especial o aptitud aparte de su amor por los libros .

Medio siglo más tarde, Benjamin Franklin era uno de los hombres más respetados de Estado de Estados Unidos, el más famoso inventor, un autor prolífico , y un empresario de éxito. Y esto lo habría logrado gracias a que, a lo largo de su vida adulta, Ben invirtió consistentemente más o menos una hora al día en el aprendizaje deliberado donde realizaba las siguientes actividades: 

1.- Levantarse por la mañana muy temprano y leer y escribir
2.- Escribir una serie de objetivos personales y evaluar continuamente si se está cerca de lograrlos.
3.- Crear un club para personas similares a nosotros para intentar influir en la sociedad y mejorar el mundo.
4.- Convertir las ideas en experimentos.
5.- Tener momentos de reflexión por las mañanas y por las tardes.

Imagen foto_00000001

Daba igual que las jornadas de Franklin fueran agotadoras: siempre cumplía escrupulosamente con la regla de las 5 horas. Y no le fue nada mal: 

Los emprendedores modernos puede que no tengan tanto tiempo o no puedan aprovechar las horas tanto como Franklin. Pero sí que tienen en común una cosa con él: su deseo voraz de asimilar conocimientos y técnicas. Así Warren Buffett pasa 6 horas al día leyendo periódicos e informes corporativos. Bill Gates lee 50 libros al año. Mark Zuckerberg lee uno cada dos semanas. Elon Musk leía 2 libros al día cuando era un estudiante.

Simmons recomienda adaptar la norma de las 5 horas a los tiempos modernos. Para él, la clave es lograr cada día una o dos horas de espacio vacío: en vez de acabar tareas laborales durante esos 120 minutos, dejarlos despejados para pensar, para leer y sobre todo, para aprender algo nuevo.

Una vez liberado ese tiempo, la clave estaría en estos cinco puntos:

1.- Planificar el tiempo de aprendizaje: saber lo que queremos aprender y especificar los objetivos (me gustaría saber programar una aplicación de móvil antes de diciembre).

2.- Practicar: de una manera honesta, sabiendo que debemos mejorar y nunca quedándonos solo en los que ya sabemos.

3.- Meditar: hay que dedicar unos minutos al día para reflexionar sobre lo que estamos aprendiendo y hacernos preguntas a nosotros mismos. Así dispararemos la creatividad. También puede servir charlar con un colega o una persona que también esté aprendiendo o sea un experto en lo que nosotros estemos intentando mejorar.

4.- Guardar tiempo para aprender: leer, estudiar, practicar, dialogar, discutir, asistir a clases... Siempre hay que dejar un huevo al día para estas actividades y respetarlo.

5.- Resolver los problemas según surgen y hacer experimentos: nada de procrastinar. Mejor acabar con un contratiempo cuando todavía es pequeño que dejarlo estar y se convierta en un tema mucho más grave. Y si tenemos alguna teoría, mejor demostrarla que dejarla olvidada en un cajón. Esas prácticas pueden convertirse en ideas de negocio.

Relacionados

Taller: "Compliance y anticipación de riesgos: Mejores prácticas y herramientas"

Ago

11

Taller: "Compliance y anticipación de riesgos: Mejores prácticas y herramientas"

Ver Más
Recursos Humanos Los 10 trabajos más estresantes en Chile

Jun

29

Los 10 trabajos más estresantes en Chile

La experta en selección de la Consultora Human Search, Andrea Larch, explica que muchas veces el individuo establece objetivos muy ambiciosos que prácticamente superan su capacidad y derivan en un cuadro de estrés laboral.

Ver Más
Tendencias 14 preguntas que nunca deberías hacerle a tu jefe

Jun

28

14 preguntas que nunca deberías hacerle a tu jefe

Demuestra que eres un buen empleado, y no uno del que la empresa debería prescindir.

Ver Más
ancla